The F***ing “The End Of The F***ing World»

The F***ing “The End Of The F***ing World»

Enero 2018 no fue fácil para nosotros, ¿vale?. Pero si hubo una cosa maravillosa que pasó en ese mes fue The End Of The F***ing World. The End of The F***ing World es de esas series que devoras en una tarde. Y la culpa de eso la tienen sus personajes, su humor británico tan políticamente incorrecto, su banda sonora (qué banda sonora) y sus acentos (esto puede que solo le haya pasado a Ro, no estamos seguros).   ¿De qué va? ATENCIÓN SPOILERS   James (el coprotagonista de la serie, no el nuestro) es un psicópata (bueno, como el de aquí) que disfruta metiendo la mano en la freidora y matando animalitos. Alyssa, por el contrario, es excéntrica, no tiene miedo a decir lo que piensa, ni problema con destrozar su smartphone en el suelo de la cafetería del colegio.   ¿Cómo acaban juntos? James decide que Alyssa puede ser su primera víctima humana y… Alyssa (que no sabe esto, evidentemente) no tiene nada mejor que hacer. La cosa se tuerce y acaban huyendo y les pasa de todo. De todo.   ¿Por qué es tan maravillosa? La fórmula no falla: dos personajes con personalidades opuestas que evolucionan, van conociéndose y descubriendo que ni él es tan perturbado, ni ella está tan segura de sí misma + un guión cargado de diálogos excelentes + unos personajes secundarios que enriquecen la trama + unas localizaciones elegidas con mucho mimo +  una fotografía preciosa  + un vestuario tan vintage como actual (que hace que tengas que recordarte constantemente la serie que está ambientada en nuestra década y no en 1971) y...
Isle of Dogs – En serio, ¡es Wes Anderson!

Isle of Dogs – En serio, ¡es Wes Anderson!

Wes Anderson vuelve a levantar pasiones. Cuando en abril de 2017 se publicó el cartel del que será el décimo trabajo del director texano (Isle of Dogs), las redes sociales mostraron una gran expectación por la película. Todo era: «yo la vi en 1995«, «me gustó más Mr. Fox», «se ha vuelto muy comercial», «esta idea se la di yo a Wes, una noche en el Café Berlín«. A ver, relajémonos, que la película no la ha visto nadie. Ahora además tenemos trailer. Isle of Dogs: año 2038, Megasaki (ciudad ficticia de Japón). Por culpa de una epidemia, todos los perros de la ciudad son enviados, en cuarentena, a la “isla de basura” (un islote japonés donde se acumulan toneladas de basura y residuos tóxicos generados por los humanos). Allí los perros son abandonados a su suerte, hasta que un niño de 12 años decide volar a la isla en busca de su perro, lo que genera un enorme conflicto con las autoridades de Megasaki.     Isle of Dogs es una película de animación grabada, al igual que Fantastic Mr. Fox, en stop motion. O sea, haces los muñequitos físicamente, sacas un fotograma en una postura, los cambias de posición, grabas otro fotograma y después unes ambas imágenes y parece que se han movido solos (o sea, un curro que flipas). Conlusión, más fama aún para uno de uno de los directores más icónicos de lo que va de siglo (el director de los millennials). Anderson salió de los círculos indie con The Darjeeling Limited,  aumentó su fama con Moonrise Kingdom y se hizo totalmente mainstrem en 2014 con The Grand Hotel...